viernes, 28 de enero de 2011

The Walking Dead: Un rayo de luz catódica

Llevo algún tiempo queriendo escribir algo sobre lo mucho que me ha alegrado la buena acogida que The Walking Dead ha tenido en nuestro país. Leí los cómics de Kirkman hace ya un par de años y recuerdo que me gustaron mucho, aunque debo reconocer que acabaron aburriendome un poco y acabé dejándolos aparcados porque la trama se volvió demasiado enrevesada -y cuando digo enrevesada me refiero a enrevesada al estilo La Dama de Rosa-. No obstante debo reconocer que desde V de Vendetta no me había enganchado así a un cómic.
Sinceramente, yo no daba un duro por el futuro de un producto como esta serie en nuestro país. No lo daba porque aquí el mercado televisivo está copado por los realities para chonis y canis, y porque suponía yo -ahora comprendo que equivocadamente- que los pocos frikis interesados en ver a los zombies de Kirkman cobrando vida catódica ya habríamos satisfecho nuestras ansias de chicha putrefacta gracias a la Fox o a internet (ejem...).
Afortunadamente el género humano aún conserva su capacidad para sorprenderme gratamente. Al final va a resultar que el huevo fue antes que la gallina. Cada vez estoy más convencida de que cuando una cadena generalista apuesta por una producción con un mínimo de calidad se demuestra que no todos estamos deseosos de tragarnos el reality de turno o su consecuente debate de/para besugos. Y no me refiero sólo al caso de The Walking Dead, sino a otros que lo precedieron: Los Simpson (20 años y dura y dura), Caminando entre Dinosaurios (líder en prime time), Historia de España (idem), etc.
Al final va a suceder lo mismo que con la música. Vayas donde vayas en todas partes suena los Cuarenta Principales porque "ponen la música que le gusta a todo el mundo", aunque sorprendentemente la mayoría de la gente a la que yo conozco prefiere la que pinchan en Rock&Gol. No descarto que con este asunto pase lo mismo que con lo de votar al PP... Una cosa es que lo hagas y otra que lo reconozcas.
Lo dicho. Me alegra horrores que The Walking Dead haya tenido un share tan bueno, sobre todo en EEUU. No porque encuentre reconfortante compartir gustos y disgustos con el común de los mortales, sino porque al menos así nos aseguramos que la serie de los muertos seguirá con vida un par de temporadas más, y no acabará en el limbo de las grandes series sobre fiambres resurrectos que fueron enviados definitivamente a mejor vida (Tan Muertos Como Yo, Criando Malvas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.