lunes, 27 de febrero de 2017

Las quince primeras vidas de Harry August, de Claire North


Título: Las quince primeras quince vidas de Harry August
Autora: Claire North
Editorial: Colmena Ediciones (Editorial Hidra)
Encuadernación: tapa blanda
Número de páginas: 416
Idioma: castellano


A estas alturas no sé qué contar sobre esta novela que no se haya dicho ya. La leí a finales del año pasado después de haber encontrado toneladas críticas estupendas acerca de ella. He estado a punto de no escribir esta reseña porque sencillamente no sé qué puedo añadir a todo lo que ya se ha dicho. En fin, vamos a ver si puedo decir algo medio curioso sobre este libro tan exitoso.


Claire North es el pseudónimo con el que firma esta obra Catherine Webb, la que fuera niña prodigio de la literatura young adult, que al cambiar de registro lo hizo también de nombre (como autora young adult usaba el de Kate Griffin). Se trata de una escritora muy joven a pesar de todo lo que lleva ya publicado (tiene solo treinta añitos). Otro día, después de contar de qué va Las quince primeras vidas de Harry August y de explicar qué me ha parecido a mí, hablaré de lo que pienso acerca de esa necesidad o ese deseo de utilizar otro pseudónimo al cambiar de subgénero.
Esta novela, que no sé si clasificar como de ciencia ficción o como de fantasía, cuenta la historia de Harry August, un hombre que vuelve a nacer una y otra vez en el mismo sitio y en el mismo tiempo en el que lo hizo por primera vez. Él es consciente de ello, lo recuerda todo, así que imaginaros el cacao mental que pasea este señor hasta que decide empezar a atar cabos ya cuando va por la tercera o la cuarta vida. No destripo gran cosa si digo que en el libro Harry no es la única persona con esta particularidad, sino que hay otros como él y que los que nacen y mueren en el futuro se las apañan para ponerse en contacto con él en una de esas vidas y advertirle que el fin del mundo se está anticipando cada vez más y tiene que deberse a lo que algún iluminado como ellos está haciendo.
Si me pusieran una pistola en la cabeza y me obligaran a meter esta novela dentro de un género, creo que optaría por la ciencia ficción, pero lo haría a regañadientes. Aunque es verdad que tontea un poco con la ficción especulativa y con una tecnología que todavía no existe, Las quince primeras vidas de Harry August encajaría mejor en la definición de fantasía. En cualquier caso tengo que quitarme el sombrero ante esta obra. Si acepto barco como animal acuático y admito que es una novela de ciencia ficción, también puedo permitirme hacer una paralelismo que me andaba rondando la cabeza desde que la empecé. Las quince primeras vidas de Harry August, de Claire North, es a la ciencia ficción lo que Elantris, de Brandon Sanderson, a la alta fantasía.

Claire, maquinando maneras de matar a Harry

Voy a explicarme antes de que nadie me tire tomates pochos virtuales. Si Brandon Sanderson dio un golpe en la mesa con una novela de fantasía enorme (en todos los sentidos) que rompía con los estereotipos del género, Claire North hace lo mismo con la ciencia ficción. Es muy difícil escapar de los patrones clásicos sin salirse del tiesto, pero esta es la demostración de que puede hacerse. Es una historia muy compleja y muy bien montada, con unos personajes creíbles y una ambientación cuidada, pero además es muy original. No se trata de la manidísima tragedia de un inmortal con crisis existenciales. Harry August puede morir y de hecho está condenado a hacerlo una y otra vez. Tampoco estamos ante una novela de viajes en el tiempo porque su protagonista, como cualquiera de nosotros, está atrapado en el lapsus que transcurre entre su nacimiento, que siempre ocurre en el mismo momento, y su muerte. Esto es algo diferente y eso se agradece.
Con respecto a la prosa de Claire North poco se puede comentar. Lo que yo he leído ha sido una traducción, así que tampoco puedo explayarme, pero me da que a esta chica se le notan las tablas. Ni sobra ni falta nada. Sí que tengo que reconocer que a ratos se me hizo un poco pesado, pero no lo achaco ni a la falta de ritmo ni a que la historia no enganchara, sino a la elección de la primera persona como voz narradora. Entiendo que Harry es un tipo que, después de chorrocientas vidas, está un poco de vuelta de todo (menos de salvar el mundo) pero a mí se me antojo algo seta. No sé. Soy de la idea de que esta clase de sabiondos funcionan mucho mejor como secundarios que como protagonistas. Igual eché en falta un contrapunto más humano, algún coleguilla mediocre que sirviera de alivio có(s)mico. En fin, cosas mías.
El verdadero único punto débil que le he hallado a esta novela, y lo cuento a riesgo de que sus fans me quieran crucificar, es que, a pesar de lo original de la propuesta, al final el argumento se reduce a lo de siempre: hay un chico aparentemente normal pero que, llegado un momento, descubre que es diferente y flipa en colores hasta que lo rescata un asociación de personas tan diferentes como él que le explican que no es que esté como las maracas de Machín, sino que es un mago/mutante/semidiós (en este caso, una especie de bucle con patas). Y además se echa un supermejor amigo con el que al final tiene que enfrentarse porque no entiende que lo que deben hacer es convivir en paz con los humanos random en lugar de liarla parda. Igual es una visión reduccionista del libro, pero puesta a sacarle algún defecto, este sería uno de no ser porque es un esquema narrativo que sigue funcionando muy bien.
No le doy un diez a Las quince primeras vidas de Harry August por esto que acabo de contar y porque no he logrado empatizar casi en ningún momento con el personaje principal. Me es muy difícil engancharme a un libro cuando su protagonista me resulta tan indiferente, por mucho que luego lo que le pase sea la pera limonera y que en la novela haya referencias filosóficas al mito de Sísifo o al del eterno retorno. En todo caso le pongo un sobresaliente porque es un soplo de aire fresco y eso hay que saber agradecerlo.



4 comentarios:

  1. Hola Lady Ovejita pues no tenía ni idea de este libro, pero viendo tu nota y tus impresiones sobre la novela no me importaría darle una oportunidad, así que anotado queda. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  2. Joer y a mi que no me sonaba más que la portada....me has ganado con esta reseña, lo quiero!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Pues no me sonaba este libro y me has convencido. Otro para la lista de pendientes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues yo no sé dónde habré estado metida que no conocía el libro en absoluto, pero después de leerte ¡No me lo puedo perder! Gracias! Besos!

    ResponderEliminar

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.