miércoles, 15 de febrero de 2017

Carpe diem


Viendo que mi última publicación en el blog es de septiembre del año pasado, hasta yo me pregunto qué sentido tiene retomarlo. Jolines, pero si hasta me apunté al blog común de la iniciativa "Adopta una autora" porque daba este por muerto y enterrado.
Entonces, ¿por qué retomarlo? Bueno, pues por una razón muy sencilla? Dejarlo fue un error. Y lo fue porque las razones que me llevaron a hacerlo fueron equivocadas. Lo fui dejando porque Twitter era más cómodo, porque las respuestas eran más inmediatas y parecía más fácil leer los comentarios y las opiniones de la gente que podía decir algo que me llegara. Algo de lo que quiero leer. Y también Instagram era más tentador y más sencillo. ¿Que voy al cine? pues me echo una foto con el cartel en la entrada y le pongo cuatro estrellitas. ¿Que leo un libro? Pues explico en ciento cuarenta caracteres si me ha gustado o no.
Es más fácil.
Pero no es lo que quiero. 
Y encima me he dado cuenta de que ni siquiera es sano. No lo es porque en Blogger respiraba otro rollo. Igual es porque seguía a gente a la que lo único que le importaba era hablar de libros, de música, de cine, de televisión, de la ropa que se había comprado, de un viaje que habían hecho... No sé. De lo que fuera. En las redes tipo Twitter e Instagram desde hace algún tiempo tengo la sensación de que lo único que encuentro es bilis por un tubo, susceptibilidades a flor de piel, haters, etc. 
Como diría Goyo Jiménez, no lo cuento, lo hago. ¿Que he leído una novela romántica paranormal en el que sale un triángulo amoroso y a mí me ha gustado? Como lo diga me machacan porque ayudo a fomentar estereotipos sexistas. ¿Que he leído esa misma novela y me ha parecido muy mala? No respeto los gustos de otras lectoras. ¿Que voy a ver El despertar de la fuerza y me flipa el personaje de Rey? Soy una feminazi. ¿Que no veo el shippeo entre Finn y Dameron por ningún sitio? Soy homófoba. ¿Que salgo a cenar con mi novio el día de San Valentín y le hago una foto a la pizza? Pues soy una marioneta del sistema consumista, lo que quiero es humillar a quienes no tienen pareja, soy boba porque me trago el mito del amor romántico y encima la pizza lleva piña.
Y lo peor es que además me lo merezco por subir una foto de mi cena a Instagram (lo cual, por cierto, es un ejemplo que se me ha ocurrido, ya que no suelo colgar fotos de mi comida en las redes, pero lo diré bajito por si alguien que sí lo hace se ofende).
Sé que las personas somos así y que lo mejor que puedo hacer es, sencillamente, pasar de esos berenjenales. He sentido la tentación de eliminar mi perfil de esas redes y punto, pero mentiría si dijera que no he encontrado también cuentas que merece la pena seguir y proyectos interesantes gracias a ellas. Espero que una buena limpieza en Twitter y poner Instagram en modo privado sea suficiente, pero no descarto mandarlo a la porra más adelante. De momento perfil bajo y a balar en el blog. Y ojo, que he dejado de seguir a gente que de ninguna manera ha dicho nada hiriente ni por asomo, pero que a lo mejor sí suele retwittear a otros que parece que se levantan cada mañana enfadados con el mundo. A lo mejor es que me he cansado de estar yo también enfadada con el mundo. A lo mejor es que anoche, después de cenar con mi novio vimos El club de los poetas muertos y me acordé de que solo se vive una vez, y de que si me paso la vida enfadada no aprovecharé el momento y no podré disfrutar de todas las cosas bonitas del mundo por estar demasiado ocupada señalando con los dientes apretados las que no me gustan.
Libros, pelis, series y viajes. Y punto. 
Y al que no le guste que no mire.

6 comentarios:

  1. Pues bienvenida de nuevo.
    Y, además, estoy muy de acuerdo contigo, sólo se vive una vez. Disfrútalo.

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  2. Hola Lady Ovejita ¡qué sorpresa tan agradable verte de nuevo por aquí! me parece genial que hayas tomado la decisión de volver, claro que como tú dices si no hubieras vuelto también estaría bien porque es tu decisión y tu blog ja ja ja en fin que entiendo tu desencanto con las redes, pero bueno siempre hay cosas buenas que a mí al menos por el momento ocultan las menos buenas. Y qué me ha encantado eso de "perfil bajo y a balar por el blog! ja ja ja espero que disfrutes mucho de esta nueva etapa y que bales durante mucho tiempo y tan feliz.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida de nuevo! Me alegra verte por aquí de nuevo. Que además yo soy de las que no le pilla el ritmo a las redes sociales y me pierdo mucho. También reconozco que no pongo de mi parte por pillarle el ritmo. No quiero engancharme a más cosas. Me gusta más la tranquilidad del blog.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida de nuevo y a disfrutar del blog :-)
    Yo solo uso el Twitter, es que no me acaba de gustar esto de las redes sociales...
    Pues ya balaremos por aquí :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado esta entrada y ver que sigues con el blog. Yo tengo cuentas en Twitter, Instagram (como escritora si quiero darme a conocer no me queda otra)...pero he de reconocer que en el único sitio donde me siento cómoda es en el blog, donde las cosas suceden lentamente y se disfrutan más. Por lo menos yo lo siento así. Un placer leerte siempre. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida de nuevo...Al final si te gusta escribir, un blog es otra cosa. No tengo Twitter pero visto por encima si que parece una especie de campo de batalla donde se le sacan consecuencias político sociales hasta el hecho de que no te guste el café con porras..Un blog es otra cosa: es tiempo, pensar en lo que se escribe, matizarlo y si alguien piensa lo contrario, quizá opinen, pero la extensión del texto mantiene alejada a la gente de cabreo rápido y mecha corta. Es muy general pero la impresión que da es que se escribe porque hace feliz. Y el Twitter es para enfadarse rápido.
    Ah, y me alegra ver que no he sido la única que no ha visto un atisbo de shipping entre Poe y Finn en El despertar de la fuerza xD

    ResponderEliminar

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.