lunes, 29 de agosto de 2016

Consejos para el Harry Potter Warner Bros. Studio Tour de Londres

El pasado viernes estuve por segunda vez en los estudios de la Warner en Londres en el Tour de Harry Potter. No hace mucho más de un año que los visité pero me surgió esta otra oportunidad y no iba a desaprovecharla. 
No voy a dedicar esta entrada a contaros todo lo que espera a quienes vayan a hacer este tour por las instalaciones en las que se rodaron buena parte de las ocho películas sobre el niño mago más famoso de todos los tiempos. Ya hay mucha información al respecto en Internet y además está todo muy bien explicado en su página web. Solo voy a daros un par de consejos por si tenéis pensado ir. 


1. Comprad las entradas con antelación. Esto es importantísimo porque no se venden en taquilla y suelen agotarse. Yo este año estuve a punto de quedarme sin ir porque cuando quise adquirirlas ya no quedaba ni una para agosto. Tuve suerte y pude comprarlas a través de una agencia que se había reservado unas pocas para las últimas horas de la tarde, pero si no queréis sustos de última hora, mi consejo es que seáis previsores.

2. Si no disponéis de vehículo propio y no podéis/queréis dejaros un dineral en taxis hay dos maneras de llegar a los estudios, que están en Watford Junction. La primera es la que usé la primera vez que fui y consiste en coger un tren hasta Watford Juncion en la estación de Euston. Salen constantemente, no tardan ni veinte minutos y si se compran con antelación en la web de Southern Railway (que es como la Renfe de allí) cuestan unas diez libras ida y vuelta. Una vez en la estación Watford Junction solo hay que coger un bus hasta los estudios. Creo que son unas dos libras la ida y la vuelta, también pasan todo el rato y se distinguen muy bien porque van pintados con imágenes de las películas.


La segunda opción es la que tuve que elegir esta vez: comprar todo el paquete con una agencia que se llama Golden Tours y que incluye el transporte desde la estación de Victoria o desde Baker Street hasta la puerta del estudio. Puede parecer más cómodo pero yo le vi desventajas. La primera es que no tienes libertad de horarios. Te tienes que subir al autobús a la hora programada y solo te garantizan sitio para volver con el turno que te toca. El problema es que solo tienes unas tres horas y media para disfrutar de los estudios, y a mí se me antoja muy poco tiempo. Lo positivo es que por el camino (una hora más o menos) te ponen Harry Potter y la Piedra Filosofal

3. Podéis llevar vuestra propia comida y de hecho hay una zona especialmente habilitada para merendar. Si lo preferís, podréis comprar algo de fast food allí mismo. Y cerveza de mantequilla, por supuesto. En verano existe la opción de tomar incluso una versión en helado. Cuesta tres libras y media y está riquísima. Pagando un poco más te lo ponen en un vaso de recuerdo.


4. Batería, mucha batería para las cámaras, porque hay mucho que fotografiar y que twittear. En serio. Querréis inmortalizar cada rinconcito mágico. ¡Encima tienen wifi gratis!

5. El último consejo es, casi con toda seguridad, el más difícil de seguir. La tienda que hay en los estudios es sencillamente espectacular. Casi cualquier producto de la franquicia que podáis imaginar estará allí. Hay de todo: ranas de chocolate, grageas de todos los sabores de Bertie Bott, camisetas, libros, muñecos, juguetes, banderines, varitas, pijamas, bufandas, sombreros seleccionadores... En fin, de todo. Como la primera vez que estuve no me compré nada para mí misma, en esta ocasión me dejé llevar y me llevé un montón de recuerdos: una bufanda, un banderín y unos guantes de Hufflepuff y una camiseta de El prisionero de Azkaban, que es mi película preferida de toda la saga.



Estoy encantada. De hecho estoy deseando que llegue el invierno para estrenarlo todo, pero el consejo que os quería dar es que mantengáis la cabeza fría y comparéis precios. Yo estuve en los estudios de la Warner el viernes. Pues bien, el sábado siguiente fui al megastore de Forbidden Planet en Shaftesbury Avenue y encontré muchos de los productos que había visto en la tienda de los estudios a un precio mucho más bajo. Por ejemplo, el Trivial de Harry Potter costaba cinco libras menos y algunos de los cabezones de Funko Pop estaban por solo 9 libras. No vi la bufanda de Hufflepuff (que a mí me había costado 27 libras) pero sí tenían las de Gryffindor y Ravenclaw por solo veinte. El libro Harry Potter and the Cursed Child también estaba mucho más barato.

Como podéis ver tampoco me he extendido demasiado. Solo puedo recomendaros que visitéis el estudio de la Warner de Londres. Creo que cualquier potterhead lo disfrutará mucho y, aunque es más bien una especie de museo y no un parque de atracciones como el de Orlando, no está nada mal para los que no podemos ir hasta los Estados Unidos para sumergirnos en el  universo de Hogwarts.

2 comentarios:

  1. Tengo una envidia que no te puedes imaginar. Gracias por los consejos

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente quiero/debo/deseo ir allí. Anotado. Jajaja.

    ResponderEliminar

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.