viernes, 29 de abril de 2016

Elantris, de Brandon Sanderson. Edición X aniversario


Título: Elantris. Edición X aniversario
Autor: Brandon Sanderson
Editorial: Nova (Ediciones B)
Encuadernación: tapa dura
Número de páginas: 800
Idioma: castellano
Saga: no (autoconclusivo)


Sinopsis: La ciudad de Elantris, poderosa y bella capital de Arelon, había sido llamada la 'ciudad de los dioses'. Antaño famosa sede de inmortales, un lugar repleto de poder y magia, Elantris ha caído en desgracia. Ahora sólo acoge a los nuevos muertos en vida postrados en una insufrible existencia tras una misteriosa y terrible transformación. En un único volumen, una maravillosa historia de la moderna fantasía en que la política, el amor y, también, la religión desempeñan un papel extraordinario.



Se cumplen diez años desde la publicación de la opera prima de un peso pesado de la literatura fantástica como es Brandon Sanderson y el sello editorial Nova, no ha dejado pasar la oportunidad de celebrarlo con esta edición especial conmemorativa.
Hablar de Elantris a estas alturas es difícil porque casi todo se ha dicho ya. Yo me quedo con dos ideas fundamentales. La primera es que esta novela supuso un verdadero jarro de agua fría para un género que en el que muy a menudo se estaban dando por buenas obras de una calidad cuando menos cuestionable (y lo siento si ofendo susceptibilidades pero el término 'dragonada' no lo inventé yo). La segunda es que es una de las pocas novelas de fantasía en las que se rompía el esquema manidísimo del héroe (generalmente un Marty Stu en toda regla) que emprende un viaje iniciático en busca de un macguffin cualquiera y por el camino hace un montón de amigos, derrota a un montón de enemigos, se enamora y enamora a la chica florero de turno y de paso se encuentra a sí mismo porque él lo vale.
Elantris es una novela de fantasía muy clásica en algunos aspectos pero tremendamente revolucionaria en otros. Toda la acción se desarrolla en Elantris, capital del reino de Arelon y ciudad que da nombre a la novela. Hasta hace algún tiempo era un lugar especialmente próspero y conocido porque en ella habitaban una especie de criaturas divinas dotadas de grandes poderes, los elantrinos. Estas criaturas eran seres humanos normales y corrientes, de toda clase, género, edad y condición, que un buen día y sin previo aviso se veían afectados por una especie de trasformación llamada shaod que les confería un aspecto albino y un estatus de semidioses. Pero algo sucede, algo que no se conoce, y los afectados por la shaod pasan de convertirse en los molones del barrio a acabar hechos unos verdaderos apestados, prácticamente muertos en vida, sin capacidad ninguna de regeneración pero condenados a una existencia eterna de dolos. Y por supuesto sin poderes divinos. Así las cosas Elantris acaba reducida a una ruina lamentable, una sombra de lo que una vez fue, y la capital se traslada a Kae.
Precisamente a Kae es adonde llega Sarene, princesa de Teod y casada por poderes con el príncipe Raoden, heredero de Arelon. A pesar de que Sarene y Raoden no se conocen personalmente, Sarene no acepta el matrimonio de mala gana. Es una mujer con mucha vocación política, consciente de sus responsabilidades y de los intereses que hay detrás de esa unión para el bien de su reino. Además, a pesar de que nunca se hayan visto en persona, los dos príncipes llevan mucho tiempo comunicándose entre ellos gracias a los seones, una suerte de seres voladores con forma circular y único legado mágico de los habitantes de Elantris. No puede decirse que se hayan enamorado en plan apasionado, pero sí queda claro que hay algo más que un entendimiento entre ellos y llevan bastante bien lo del matrimonio concertado.
Los problemas comienzan cuando ya antes de que Sarene llegue a Arelon se le comunica que Raoden ha fallecido y que, conforme a lo acordado, el matrimonio se entenderá como consumado y ella pasará a incorporarse a la vida en la corte como viuda del difunto heredero, pero no como heredera. Vamos, que la dejan relegada al rol de florero y eso a una chica con la determinación de Sarene no le hace ni pizca de gracia, máxime cuando sabe que la única posibilidad de salvar a su pueblo pasa por lograr una alianza con Arelon. Para colmo el lector sabe desde el primer momento que Raoden no está muerto, sino que ha sido alcanzado por la shaod y su padre, avergonzado, lo ha confinado junto al resto de afectados tras las murallas de Elantris. Y por si todo ello no fuera suficiente, Sarene no es la única que hace acto de presencia en Arelon; Hrathen, un alto sacerdote llega a Kae con el fin de convertir al país a la religión Dereth Shu en el plazo de tres meses, ya que de no ser así sus fuerzas destruirán la ciudad.

Portada de la edición española de 2005

La historia de Elantris se cuenta a través de los puntos de vista de estos tres personajes: Sarene, Raoden y Hrathen. La primera se mueve casi exclusivamente dentro de la corte y creo que es un personaje femenino muy fuerte y dotada de un gran carácter. Quizás en algunos momentos resulte un poco cargante porque da la sensación de que se pasa de perfecta, es guapa, es alta, es culta, sabe esgrima y encima una estratega política de primera categoría. Pero pienso que en cierta medida tantas cualidades son justificables ya que ha sido entrenada para ello desde su infancia. Sarene ha recibido la educación que se supone debe recibir cualquier heredero al trono de su reino, solo que ella no es un heredero sino una heredera. Con todo, a pesar de las intrigas políticas y los tejemanejes de la corte, esta es la trama que más me aburría.
La de Hrathen iba un poco en la misma línea, pero el personaje es más oscuro, con un montón de matices y unas motivaciones diferentes. Además el mundo que se nos presenta a través de sus ojos es el de las convicciones religiosas más allá de las políticas. Lo interesante de los capítulos de Hrathen es que sirven para hacerse una idea de cómo funcionan las distintas religiones de las que se habla en Elantris. Al igual que sucede en nuestro mundo, unas y otras, por muy enfrentadas que acaben, surgen a menudo del mismo tronco y defienden prácticamente los mismo valores. Y al igual que sucede en nuestro mundo, el verdadero peligro no se encuentra en los detalles que distinguen unas de otras sino en los fanatismos de quienes se las toman demasiado a pecho.
El arco argumental que más me ha gustado, aunque todos están relacionados, es el de Raoden, que tiene lugar en la ciudad de Elantris. Obviamente aquello es otro mundo, con unas reglas diferentes, con personajes que sufren y se las apañan para ir tirando como pueden, generalmente a lo bestia, después de sufrir la shaod. No quiero contar demasiado acerca de esta parte del libro, pero sin duda es la mejor. El sistema mágico que crea Sanderson es a la vez sencillo y efectivo. Los nuevos elantrinos no pueden morir, pero sienten hambre y ninguna de sus heridas cura jamás ni deja de doler. Si bien antes se volvían rubísimos y preciosos al transformarse, ahora se van descascarillando y se quedan calvos poco a poco, así que la suya es una existencia de lo más lamentable que se pueda imaginar.

Leí Elantris hace ya bastante tiempo y me gustó mucho. Es verdad, eso sí tengo que advertirlo, que me costó engancharme y que llegué a dejar su lectura aparcada durante algunas semanas (puede que meses) porque los capítulos de Sarene me dormían. La suerte es que los de Raoden y los de Hrathen compensaban y al final no podía dejar de leer. Ahora que se ha publicado esta edición especial conmemorativa merece la pena recordarlo. Además hay que admitir que es muy bonita, con una portada, en este caso del artista francés Alain Brion, que a mí personalmente me gusta más que la que salió originalmente en nuestro país, y bastante material adicional, como mapas e ilustraciones de los aones, una especie de símbolos (como letras o ideogramas o algo así) que son la base de la magia elantrina y que juegan un rol importante en la trama de esta novela tan recomendable.


22 comentarios:

  1. ¡Hola! ^^
    Es verdad que Brandon Sanderson es un peso pesado del género fantástico, igual que sus libros, que se me hacen pesados cual ladrillos xD
    El único libro que pude leer entero fue "El aliento de los dioses", lo que ya es decir mucho, porque en ocasiones no entendía nada, jaja. En general me gustó, pero aún así las historias que escribe este autor no son para mí. No me enganchan lo suficiente, así que a día de hoy no tengo pensado volver a leer nada suyo.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí est eme costó pero al final lo disfruté un montón. Con otros de Sanderson directamente he abandonado porque a veces es muy "hardcore" para mi gusto.
      Besitos.

      Eliminar
  2. Hola guapa!
    Es una edición muy bonita, quizá en un futuro no me importaría darle una oportunidad, por ahora lo dejo pasar, uhh! me asusta un poquito. Besotes

    ResponderEliminar
  3. La tengo en pendientes. Creo que me va a gustar. No sé, me parece una historia compleja tipo Dune, y como Dune me encanta... Espero que no me decepcione :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo dices puede que sí tenga un puntillo a lo "Dune". Pero en "Dune" el universo que se crea es mucho más complejo. Esta es una novela larga pero autoconclusiva y da para lo que da, claro.
      Un besazo.

      Eliminar
  4. Me dejaste picada y con tremendas ganas de querer leerle ojala pronto pueda hacerme de el y poder darle una hojeada.

    Saludos y un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me han recomendado mucho a este autor pero no me he animado aún. Pero ahora tú con esta reseña sí que me has dado un empujoncito serio.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Elantris" a mí me gustó mucho, pero es verdad que Sanderson puede costar un poco al principio. Si te animas sé paciente con él.
      Besotes.

      Eliminar
  6. ¡Holaaa! Es una edición preciosa jajaja pero no he leído todavía al autor aunque le tengo pendiente ^^

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que Brandon Sanderson es lo único que he leído. Lo intenté con "Nacidos de la Bruma" pero no me enganché.
      Besos.

      Eliminar
  7. Ays lo tengo pendiente pero en la edición fea de bolsillo...me has dejado con muuuchas ganas!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La edición antigua tampoco es fea, lo que pasa es que la del décimo aniversario se la han currado, la verdad.
      Besotes y felicidades (que he visto en Twitter que estás ya "en capilla", como suele decirse).

      Eliminar
  8. Pues creeme que jamás había escuchado ni de la novela ni del autor, pero tiene buena pinta, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora la están reseñando bastante por la edición del décimo aniversario. Seguro que leerás más reseñas.
      Besines.

      Eliminar
  9. Las portadas de este libro me parecen muy bonitas, tienen ese encanto de lo diferente, el libro pinta genial, lo ha leído mi compi de blog y habla maravillas, hace tiempo que quiero leer al autor así que quizá me anime a conocerlo con esta historia que por tu reseña no tiene desperdicio.

    Besos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro estupendo. Pídeselo a tu compi de blog. No te arrepentirás.

      Eliminar
  10. ¡Holaaa!
    No lo conocía y tiene buena pinta, pero por ahora lo dejo estar, tengo demasiados pendientes, tal vez mas adelante.
    Un besitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, esas lecturas pendientes! Yo estoy con cuatro libros a la vez...
      Besitos.

      Eliminar
  11. ¿Me creerás que nunca de los nuncas había oído sobre este autor o sus libros? Dios, tengo que conseguirlos pero ya, suenan fantásticos. Gracias por la recomendación :3
    Un abrazo,
    Montse, de Los Mil Libros
    http://losmillibros.blogspot.mx

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    No lo he leído pero, si se cruza en mi camino, creo que le daré una oportunidad.
    Una reseña sensacional.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.