lunes, 28 de marzo de 2016

Reseña: The New Deadwardians, de Dan Abnett


Título: The New Deadwardians
Autor: Dan Abnett
Nº de tomos: 8
Encuadernación: tapa blanda
Editoral: Vertigo (DC)
Idioma: castellano

Hoy vengo con otro cómic. Este me gustó pero me dejó un poco a medias porque me quedé con ganas de más. El planteamiento me parece muy bueno: al terminar al periodo victoriano una plaga comienza a convertir a los habitantes de Inglaterra en muertos vivientes. Las clases altas dan con un remedio con el que salvarse a sí mismos de acabar convertidos en zombis, aunque para ello deben transformarse en vampiros. Dentro de esta división sobrenatural de clases, un detective de homicidios, que obviamente se encuentra muy frustrado en un mundo en el que ya casi todos están muertos, deberá de esclarecer un misteriosos asesinato.
El planteamiento de este cómic me ha parecido muy atractivo desde el primer momento. Uno de los componentes que más me interesa de la ficción steampunk es el análisis especulativo acerca de cómo podría haber evolucionado la estrictísima y jerarquizada sociedad victoriana, y en ese sentido esta novela gráfica, sin poder definirse como steampunk de ninguna manera, aporta una visión muy curiosa. De una manera o de otra el grueso de los súbditos británicos termina deshumanizado. Unos, los habitantes de los barrios bajos como Whitechapel, porque acaban siendo afectados por la plaga zombie y pierden la razón, y otros, los afortunados que pertenecen a la burguesía y a la nobleza y que pueden pagar por la cura, porque al adquirir el preciado don de la inmortalidad empiezan a sentirse vacíos e incapaces de generar sentimiento alguno.
Probablemente donde The New Deadwardians flaquee más sea en su aspecto artístico. Las ilustraciones de  I.N.J. Culbard no me han parecido especialmente logradas. Quizás tenga algo que ver el hecho de que leí esta serie justo después de Saga, ilustrada por la genial Fiona Steples, y ya reza el dicho que las comparaciones son odiosas. Por otro lado también me han chirriado un poco algunos topicazos que sí o sí acaban cayendo en este tipo de historias (el romance entre el detective y la prostituta que le ayuda, el subordinado irreverente pero brillante y el final algo intrascendente).
A pesar de estos leves defectillos la sensación final que deja The New Deadwardians es muy positiva. Creo que pueden disfrutar de su lectura tanto los aficionados al subgénero zombi como los que gustan de las historia policíacas ambientadas en el Londres del periodo eduardiano. En cualquier caso se trata de un cómic de tan solo ocho tomos que se lee fácilmente y hace pasar un rato entretenidillo.



10 comentarios:

  1. No me tienta en esta ocasión, así que lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari. Ya sabes que a mí los cómics y los zombis me pirran. Si mezclo las dos cosas...

      Eliminar
  2. jaja que curioso el arguimento! no es para mi aunque incluya zombies pero original lo parece!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es original, sí. Yo diría que es casi más de vampiros que de zombies, aunque sobre todo es una historia muy policíaca.

      Eliminar
  3. Hola guapa!
    Uhh! anda que no hace tiempo que no leo nada de este tipo, antes me encantaba hacerlo. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta leer cómics cuando me encuentro perezosa para empezar novelas o libros de relatos. Tengo aún algunos en la recámara para reseñar.

      Eliminar
  4. El tema zombi me tiene bastante enganchada pero de momento no me animo con lecturas al respecto, gracias de todos modos por el descubrimiento.

    Besos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El subgénero zombi sigue pegando fuerte. Si este cómic no te llama lo suficiente seguro que algún otro lo hará.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. No lo conocia, pero si llega por aca no dudare en darle su oportunidad n.n
    Besos!

    ResponderEliminar

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.