domingo, 3 de noviembre de 2013

Clorofilia, de Andrei H. Rubanov.

•Título: Clorofilia
•Autor: Andrei H. Rubanov
•Nº de páginas: 352 págs.
•Encuadernación: tapa blanda
•Editoral: Minotauro
•Lengua: castellano

Me ha faltado el canto de un duro para no reseñar esta novela. De hecho me ha faltado ese mismo canto para no terminarla. Y la razón es sencilla: no me ha gustado ni un pelo.
Pero no adelantemos acontecimientos y vayamos por partes.
Después del éxito cosechado por las sagas de Dmitry Glukhovsky y Sergei Lukianenko (iniciadas respectivamente con Metro 2033 y Guardianes de la Noche) era lógico que fueran llegando a las librerías españolas más escritores rusos con obras de género fantástico para intentar repetir las buenas cifras de ventas.
Andrei Rubanov, autor de esta novela y periodista de profesión, empezó a ser conocido por los lectores rusos en 2006, gracias a la publicación de una novela autobiográfica, Do time, get time, en la que relataba su paso por la cárcel. Sin embargo ha sido con Clorofilia, el libro que aquí se reseña, con el que ha obtenido el reconocimiento internacional. Y no lo entiendo, sinceramente.
Clorofilia nos muestra una distopía situada en el siglo XXII, cuando la ciudad de Moscú se encuentra invadida por una especie de inmensos tallos vegetales que se alzan hacia el cielo robando la luz del sol a millones de personas. Cada una de estas plantas tiene unos 300 metros de longitud. y es imposible cortarlos o arrancarlos porque vuelven a crecer inmediatamente. Pero eso no es todo: la pulpa de estas hierbas resulta ser un poderoso psicoestimulante que produce una inmensa alegría en sus consumidores y no parece tener efectos secundarios graves. Los rusos se acaban adaptando con relativa facilidad a estas extrañas circunstancias. Para ello construyen grandes rascacielos. Las clases altas viven en los últimos pisos, dónde aún llega la luz solar, y los más humildes en los más bajos, sumidos en las tinieblas.
El argumento me pareció bastante atractivo, y además las reseñas que había leído hacían hincapié en la crítica social que contiene esta novela, así que me puse manos a la obra. Y al principio me iba gustando. Resulta que no sólo Rusia ha sido invadida por esas plantas gigantes, sino que el resto del planeta ha sufrido toda clase de catástrofes, desde terremotos a inundaciones. Los chinos, que están forrados, necesitan más espacio; se lo compran a los rusos, que van sobrados de terruños y así se forran también, de manera que ya no tienen que dedicarse a otra cosa que no sea engancharse a una especie de "Big Brother" a lo bestia en el que la gente pone cámaras en sus casas para que todo quisqui pueda ver lo que hace en cada momento. Eso y drogarse. Drogarse mucho con la dichosa planta.
El problema de esta novela es que a medida que avanza se va hundiendo poco a poco y ya no levanta cabeza. Lo que comienza como una intrigante historia de ciencia ficción intenta reinventarse como novela negra antes siquiera de llegar a la mitad, los personajes aparecen y desaparecen sin terminar apenas de definirse ni aportar nada al argumento, el estilo se va volviendo farragoso y al final el lector acaba teniendo la sensación de que Rubanov va absolutamente a la deriva. Es como si tuviera dos novelas diferentes guardadas en el cajón, ninguna de las dos muy buenas, por cierto, y se hubiera empeñado en colarle a su editor las dos camufladas bajo la apariencia de una sola. 
No quiero que se me malinterprete. Lo que me irrita de Clorofilia no es que se mezclen géneros. Hay grandes ejemplos que demuestran que estos experimentos pueden salir muy bien. Pero es que en Clorofilia sale muy mal. Es una novela bastante tramposa, juega demasiado con las expectativas del lector y no satisface ninguna de ellas, su protagonista es ridículamente plano y aburrido, y encima Rubanov ni siquiera tiene una prosa muy agradable de leer. Aunque esto último podría ser culpa de la traducción, ahí no me meto porque no tengo ni papa de ruso.
Pero me niego a hacer una reseña en la que absolutamente todo sea negativo. Algunos méritos sí que hay que admitirle a Clorofilia. Crítica social hay, y mucha, y mala leche también. Rubanov se atreve con todo. Arremete contra los reality shows, contra la mercantilización de la intimidad y de la propia dignidad humana, contra las editoriales (sí, su protagonista es periodista, como él, y alguna vendetta personal se adivina por ahí), etc.
Me quedo con ganas de leer alguna otra cosa de este autor, pero desde luego nada de ciencia ficción. Se nota que no es lo suyo por muy bien que se haya vendido esta novela. Tengo la sensación de que han sacado a un pez fuera del agua y el pez se ha querido montar una pecera de extranjis en la orilla del río. Pero ni por ésas.
Yo le pongo un cuatro a Clorofilia, porque lo cierto es que no me ha gustado, pero al menos al principio tiene cierta chicha y engancha un poquito, aunque después vaya perdiendo todo el fuelle hasta quedarse en nada.

14 comentarios:

  1. No me habra pasado veces que el libro te engancha y despues cae en picado hasta estrellarse. Según describes la trama principal, realmente incita a seguir leyendo, pero si despues no tiene nada con que seguir, no merece la pena. Aunque la portada es preciosa no lo negare.
    Besos
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La portada es impresionante, eso es verdad. Y al principio el libro engancha un montón. Pero después se desinfla y al final no vale un pepino. Yo todavía no he encontrado una reseña positiva, así que hazte una idea.
      Besotes.

      Eliminar
  2. ¡Hola! No conocía este libro y por lo que veo no me pierdo mucho, la verdad es que no me llama mucho, quizás lo de la crítica social pero hasta ahí. Eso si, me ha encantado tu forma de reseñar.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flashia. Gracias por comentar esta entrada y por elogiar mi manera de reseñar (me pongo colorada como un tomate). :-)
      Un besote.

      Eliminar
  3. Tampoco conocía este libro. Pero después de leer tu reseña, ganitas de leerlo no tengo. Gracias por tu sinceridad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari. Trato de ser sincera siempre. No gano nada diciendo que me ha gustado un libro si es mentira. Pero es sólo mi opinión.
      Un besote y gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar
  4. Pues entre que la ciencia ficción de entrada, ya no es lo mío, y tras leer tu reseña, ahí se va a quedar.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Andrei Rubanov se va anfadar conmigo como lea esta reseña. Ja ja.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. La portada es impresionante, y el argumento prometía, pero tras leer tu reseña creo que lo dejaré pasar. Gracias por tu opinión :-)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Minotauro no deja de ser Planeta, y cuida bastante sus ediciones. Desgraciadamente éste no es el primer libro de esta editorial que me decepciona.
      Un besote y gracias por comentar la reseña.

      Eliminar
  7. Hola cielo tambien me llamo mucho la atención la portada pero el libro tampoco me llama. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Es verdad que es una de las portadas más chulas que he visto últimamente.
      Un besote.

      Eliminar
  8. Pues la verdad es que la portada es chulísima y el argumento prometía pero la verdad es que tras leer tu reseña me he quedado como tú: PLOF

    En fin, seguro que habrá valido la pena aunque solo sea un poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, alguna cosilla buena tiene, ya las he comentado, pero el libro es flojillo. La portada guapísima, eso sí.
      Gracias por comentar, Sabinela.

      Eliminar

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.