sábado, 12 de octubre de 2013

Whitechapel, vuelve el Destripador

Me encantan las series británicas y me encanta todo lo que tenga que ver con Jack el Destripador, así que cuando terminé de ver la primera temporada de Ripper Street y a falta de algo mejor me enganché a Whitechapel como quien se engancha a la metadona.
Al igual que Ripper Street, de la que espero hablar en alguna otra entrada, Whitechapel es un procedimental de la BBC que tiene como telón de fondo los crímenes de Jack el Destripador, aunque en este caso se ambienta en la actualidad. Al principio no daba un duro por ella, pero ha resultado estar muy bien. 
El planteamiento inicial no es nada del otro barrio. La cosa comienza con un inspectorucho bastante estirado al que enchufan en una comisaría working class en la que no pega ni con cola a la espera de buscarle un hueco más adecuado para su status de niño mimado. Por supuesto sus subordinados lo reciben con los brazos abiertos y aceptan sin rechistar los nuevos y académicos métodos que trata de imponerles (ironic mode on). Cuando parece que nada puede irle peor, un copycat de Jack el Destripador entra en escena, y el bueno de pijocop no tiene otra ocurrencia que recurrir a los servicios de un ripperólogo que se gana la vida como guía turístico para que les eche una mano en las investigaciones.
Lo curioso es que a pesar de este argumento, la serie funciona, y muy bien. Los personajes son creíbles, muy humanos, y sus evoluciones también lo son. Por ponerle un "pero", para mi gusto la segunda temporada baja muchísimo el nivel, entre otras cosas porque se abandona absolutamente la trama del Destripador y se centra en otros criminales famosos de la historia de los bajos fondos londinenses, los gemelos Kray, pero la tercera remonta muy bien sin perder nada del espíritu original de la serie (que no deja de ser un procedimental más pero con la salvedad de que aquí los investigadores recurren al estudio de la historia criminal pasada para desentrañar crímenes actuales).
Hace poco se estrenó la cuarta, que es la que estoy viendo ahora, y debo decir que mantiene el nivel e incluso lo supera. Los guionistas han apostado por ir dándole algo de cohesión a todos los casos y acentuando cierta atmósfera sobrenatural que siempre los envuelve, aunque al final, como sucedía en los dibujos de Scooby Doo, siempre se acaba encontrando una explicación racional para casi todo.


3 comentarios:

  1. ¡Hola! La verdad es que he leído mucho sobre la leyenda de Jack el destripador pero nunca había oído hablar de esta serie. ¡Tiene muy buena pinta! Espero poder echarle un ojo durante las Navidades, que es cuando estaré descansando un poquito. Todavía no he visto Ripper Street. Hay gente a la que le gusta y otros no piensan lo mismo. La verdad es que las series británicas son auténticas joyas :)

    ¡Saludos!

    Laura

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Laura. Ripper Street ha tenido bastante éxito, pero a mí casi me gusta más Whitechapel, porque, aunque no sea exactamente histórica, sí recurre al estudio de la Historia como instrumento para resolver crímenes, y eso me llama la atención en un momento en el que lo normal es que las series policíacas suelen presentar las ciencias como única herramienta válida, dejando de lado todo lo que tenga que ver con otras ramas del saber. Además está el tufillo paranormal que tiene.
    Si puedes échale un ojo.

    ResponderEliminar

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.