jueves, 3 de octubre de 2013

El Fin de los Días, de Adam Nevill

Éste es el tercer libro de Adam Nevill que reseño, y también el tercero que se publica en España, ya que de momento ni Banquet For the Damned, su primera novela, ni House of Small Shadows, la última, han sido traducidas al castellano.
Y es una lástima que Minotauro, la editorial que publica en España a este escritor británico, no se anime a hacerlo, porque Adam Nevill es sin lugar a dudas uno de los grandes valores de la literatura de terror actual.
El Fin de los Días quizás no llegue al nivel de Apartamento 16, que es mi favorita, pero yo diría que sí alcanza y hasta supera a El Ritual. Contiene la suficiente intriga como para engancharte, no se hace pesada en ningún momento (al contrario de lo que sucedía con algunas partes de El Ritual), y yo diría que hasta llega a dar repelús, por no decir auténtico miedo.
Como ya viene siendo habitual en las obras de este autor, el protagonista es un perdedor aferrado a sus sueños, un director de documentales que después de haber cosechado un par de pequeños éxitos en la escena alternativa pasa por una mala racha y se enfrenta a la bancarrota más absoluta. Inesperadamente (no podía ser de otra manera) le surge la oportunidad de su vida en forma de extrañísimo encargo cuando un excéntrico millonario le propone financiar un documental acerca de la secta del Templo de los Últimos Días. Lo que en principio se presenta como la ocasión de su vida termina convirtiéndose en una pesadilla, ya que, nada más dar comienzo el rodaje, los fenómenos más espeluznantes se irán sucediendo uno tras otro. Muertes inexplicables, turbadoras visitas norcturnas y escalofriantes presencias con intenciones perversas, todo ello con un ritmo trepidante y aderezado con viajes que llevarán al protagonista a recorrer Inglaterra, Francia, Bélgica y también Estados Unidos en busca de respuestas que le ayuden a huir del infierno al que ha visto abocado.
A pesar de sus pequeños defectos, ésta es una de las novelas que más me ha gustado de todas las que he leído en lo que llevamos de año. Quizás el punto de partida no sea muy original, pero es que las novelas de Nevill no van buscando la originalidad. Es un escritor con un corte muy clásico, aunque al mismo tiempo muy de su tiempo. Los ritmos son muy cinematográficos, la acción no decae, utiliza con eficacia los "cliffhangers" y sabe crear suspense, pero no hace concesiones gratuitas. Nevill no oculta sus influencias, e incluso las homenajea y cita algunas de sus películas de cabecera en los agradecimientos, como Rec, El Proyecto de la Bruja de Blair y Paranormal Activity, pero obviamente sabe superar la fase de imitación para crear un libro que puede hacerlo pasar muy mal para que conseguir que al final lo pasemos en grande.
Por todo ello tengo que recomendar encarecidamente El Fin de los Días, porque está magistralemnte escrita, porque es una lectura amena y terrorífica, porque se nota que Adam Nevill se ha documentado exhaustivamente antes de ponerse ante el teclado para trasladar al lector al opresivo mundo de las sectas y hacerle sentir que, al igual que le sucede al protagonista, ya es demasiado tarde para escapar.

1 comentario:

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.