lunes, 7 de octubre de 2013

August Eschenburg, una novela corta de Steven Millhauser

Aunque leí esta novela corta hace ya unos cuantos años, ha sido ahora cuando me he acordado de ella. Y me he acordado porque, aunque son libros muy diferentes, August Eschenburg tiene algunos puntos en común con la novela que estoy leyendo estos días, Las Eternas. No quiero entrar en detalles por el momento, porque mi intención es reseñarla detenidamente cuando la termine, pero puedo adelantar que lo que me gusta de ambas historias es que su protagonista sea un creador de autómatas sumamente perfeccionista y muy reacio a adaptarse a los nuevos tiempos.
August Eschenburg es obra de uno de mis escritores preferidos, el premio Pulitzer Steven Millhauser, un tipo muy poco dado a conceder entrevistas ni a aparecer en medios de comunicación. Vamos, al más puro estilo Sallinger. Posiblemente los cinéfilos lo reconozcan como el autor del relato Eisenheim, el Ilusionista, en el que se inspiró la película de Neil Burger de 2006.
Y es que ésta no es la única novela en la que Millhauser retrata a artistas obsesivos o visionarios apasionados que se vuelcan en la búsqueda de la perfección. En este caso nos cuenta la vida de August Eschenburg, el hijo de un relojero provinciano en el floreciente Berlín del finales del siglo XIX. August demostrará ser poseedor de un talento único para la creación de autómatas, ingenios mecánicos inigualables, capaces de los movimientos más sutiles y dotados de una expresividad sobrenatural. En un mundo en constante cambio, escenario de los avances técnicos más deslumbrantes, este inventor logrará hacerse un nombre y dar rienda suelta a sus capacidades. Sin embargo no todo será tan fácil. Las leyes del nuevo mercado exigirán al inflexible Eschenburg que ponga sus amadas creaciones al servicio de los deseos de un público cada vez más insaciable, ávido de novedades y de espectáculos descarnados que poco tienen que ver con la sensibilidad de un verdadero artista.
El aire pesimista, la atmósfera algo tétrica y la elegancia al escribir son tres de las características que más destacaría en todos los trabajos de Steven Millhauser, tan meticuloso como sus personajes. Podría recomendar cualquiera de sus novelas o cualquiera de sus relatos, pero he elegido ésta por el aroma ligeramente steampunk que destila.
Para terminar sólo una pequeña anotación. Como ya he dicho, leí esta novelita hace ya unos años, y entonces la única edición en castellano que pude encontrar fue la de la editorial chilena Andrés Bello. Es una buena edición, preciosa. La tuve que pedir por correo fuera de España, eso sí. Sin embargo la portada que he usado para ilustrar esta entrada es la de la editorial argentina Interzona. Las dos portadas son idénticas, sólo cambia el pequeño logo de la editoria. Sólo lo comento porque me gusta mucho la fotografía de la portada y me ha parecido todo un acierto que Interzona también la haya mantenido.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! La verdad es que esta novela tiene muy buena pinta :) Los autómatas siempre han sido unas criaturas muy especiales y me causan fascinación y terror al mismo tiempo. Que la novela tenga un cierto aire steampunk es un aliciente más. Yo también leí Las Eternas hará ahora un año ya que me encantan las novelas de Victoria Álvarez y también tuve la oportunidad de ir a la presentación de dicha novela. Todo era muy steampunk. La gente iba caracterizada con estética steampunk ¡y hasta había una hormiga gigante! Si quieres ver las fotos las tengo en mi blog. Están, si no recuerdo mal, en el mes de diciembre. Otra novela que creo que te gustaría es Marina, de Ruíz Zafón. Por cierto, hay un episodio de la serie Doctor Who llamado The girl in the fireplace (2x04) en la que salen unos autómatas que dan un poco de miedo ;) Sin duda alguna, me apunto esta novela corta. Cuando lleguen las vacaciones me pondré al día con las lecturas que tengo pendientes :)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me anoto la de Ruíz Zafón. Hbía oído hablar de otros libros suyos, pero no de ése. ¡Gracias! Doctor Who no la sigo :-( aunque me la han recomendado encarecidamente. Normalmente me encantan las series británicas, pero no encuentro el momento para la ésta.
    Y qué envidia haber asistido a la presentación de la novela de Victoria Álvarez. Me pierdo muchos eventos por no andar al loro de las novedades.

    ResponderEliminar

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.