domingo, 20 de enero de 2013

Happythankyoumoreplease

Hace unas semanas vi Amor y Letras (Liberal Arts), la segunda película de Josh Radnor como director, y comenté que no me había impresionado demasiado. Sin embargo tenía algo que despertó mi curiosidad, así que decidí probar con Happythankyoumoreplease (vaya titulito), la opera prima de este joven cineasta más conocido por interpretar al protagonista de la famosa y divertidísima teleserie Cómo Conocí a Vuestra Madre.
En líneas generales, me gustó más que Liberal Arts, quizás porque, a pesar del tufillo gafapastero que comparte con ésta, no pretende ser tan introspectiva. Los temas que aborda vienen a ser más o menos los mismos (la negativa a hacerse mayor, el miedo a la soledad, al rechazo, al compromiso y al fracaso), pero en este caso la película nos cuenta las historias más o menos entrelazadas de tres amigos que viven en Nueva York. Uno de ellos, el que interpreta el propio Radnor, es un aspirante a escritor cuya primera novela resulta rechazada por una editorial el mismo día en el que conoce a un niño huérfano con el que terminará encariñándose. Su mejor amiga es una joven que trata de transmitir un halo de constante optimismo por miedo a ser rechazada a causa de un problema de salud que le provoca alopecia. Y su prima (prima postiza porque en realidad sólo es la hija de unos amigos de sus padres) se enfrenta a la disyuntiva de marcharse con su novio a Los Angeles o retenerlo a su lado en Nueva York.
Son tres historias relativamente sencillas, con un ritmo ameno, buen humor y cierta dosis dramática. De las tres sin duda la más lograda es la del aspirante a escritor, ya que aporta algunos de los mejores momentos, como la entrevista con la asistente social, y la más floja, desde mi punto de vista, la de la chica que no sabe si seguir a su novio a la otra punta del país es una buena idea.
Happythankyoumoreplease es una película esencialmente optimista, una cinta cargada de buenas intenciones que trata de transmitir un mensaje positivo, y a ratos incluso juguetea con la ñoñez, pero de vez en cuando viene bien llevarse un bocado almibarado al hocico, así que no veo razón para no recomendarla. Creo que puede resultar entretenida, y es un producto diferente a la típica comedia romántica hollywoodiense sin llegar a caer del todo en el tópico de los ejercicios de intelectualismo barato que nos suele ofrecer el cine indie últimamente.

1 comentario:

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.