domingo, 23 de diciembre de 2012

Artes Liberales

Tengo el blog totalmente abandonado.
Quizás una forma de recuperarlo sea convertirlo en algo más personal. Es decir, si anoche vi una peli, no voy a tratar de escribir una reseña más o menos pretenciosa sobre esa película. No soy crítica, así que todo lo que puedo hacer es contar qué me sugirió la película, y sería positivo hacerlo sin demasiados prejuicios.
Pues de eso va esta entrada, de que anoche vi una peli. No la elegí yo. Tampoco es que me gustara demasiado. De hecho me pareció un pelín aburridilla, aunque tengo que admitir que me hizo pensar. Y además no le puedo negar que tiene un par de puntos divertidos.
La película se titula Liberal Arts, aunque en castellano la han traducido como Amor y Letras, lo cual me parece una barrabasada tremenda. Los protagonistas son Josh Radnor, el actor que interpreta a Ted en Cómo conocí a vuestra madre, y Elizabeth Olsen, la hermana pequeña de las otras dos Olsen, mucho más guapa que sus hermanas mayores, mucho más talentosa y mucho más nutrida.
La película trata sobre un profesor treintañero que vuelve de visita a su antigua Universidad y se enamora de una estudiante de 19 añitos. Hasta aquí todo más o menos predecible. Lo que pasa es que la película no va sólo de eso. En realidad trata sobre el empeño en no hacernos mayores. El protagonista añora sus tiempos de estudiante universitario, y su incipiente relación con una dulce universitaria con toda la vida por delante le hace replantearse su situación.
En realidad, a pesar de su ritmo lentísimo y de un tufo snob que repele un poquillo, me ha parecido que la peli tiene su gracia, más que nada porque yo también soy una treintañera con complejo de Peter Pan, y como a todos nos gusta sentirnos identificados con lo que vemos, ha terminado enganchándome.
Además, Liberal Arts cuenta con otras virtudes en su haber. Me ha gustado la manera en la que refleja los entresijos del mundillo universitario, con esos profesores desencantados que se deben unos a otros  favores que después no siempre están dispuestos a devolverse, y también me han gustado los chistes a costa de Crepúsculo. ¡Cielos! Incluso me ha hecho asentir ligeramente cuando Elizabeth Olsen suelta su alegato a favor de semejante pestiño, porque, ¡diablos!, es cierto lo que dice Josh Radnor, es el peor libro que jamás se ha escrito en lengua inglesa, pero a ver si no es verdad también que ha hecho felices a millones de personas.
Por todo ello tengo que decir que, aunque no pienso que ésta sea una película particularmente divertida, al menos puede hacernos esbozar una sonrisilla, ya sea porque nos sintamos identificados con los que no quieren hacerse mayores, ya sea porque el guión de  Liberal Arts está salpicado de lineas ingeniosas que merecen nuestra atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco enormemente vuestros comentarios y sabéis que siempre visito vuestras páginas. Si me gustan las sigo. Pero, por favor, no uséis el espacio para los comentarios para dejar spam.